dilemata26 PortadaVulnerabilidad, justicia y salud global

Tabla de contenidos

En nuestro tiempo, la reflexión en torno a las cuestiones relativas a la vulnerabilidad, la justicia y la salud entendida desde una perspectiva global son de gran importancia en la reflexión bioética. En cierto modo, son tres términos estrechamente relacionados, que no pueden entenderse adecuadamente sin considerar los otros términos a la vez y de manera simultánea. La reflexión en torno a la vulnerabilidad, a las diferentes formas de comprender y teorizar sobre ella, la reflexión en torno al hecho social de la producción masiva de vulnerabilidad, la forma en que definimos y articulamos el concepto de vulnerabilidad así como la forma en que nos acercamos desde la investigación cualitativa y los estudios críticos en salud a las realidades vividas, entre otros, por los y las migrantes, no puede llevarse a cabo sino desde una perspectiva basada en la justicia. Ahora bien, también la reflexión en torno a lo que es justo en salud, y acerca de cómo conseguir mayor acceso a la justicia es sumamente complejo. Pensar las nociones de vulnerabilidad y justicia, en el contexto de la Bioética, especialmente en el ámbito de la Bioética clínica, nos lleva a pensar en estos conceptos desde la perspectiva de la salud global, ya que implica a todos los habitantes de nuestro planeta, escapando a cualquier visión reduccionista individual, para abrirse a concepciones más amplias.

En este número especial de DILEMATA hemos recogido muchas de las ponencias y comunicaciones, revisadas y actualizadas, que se desarrollaron durante el I Congreso Internacional de Bioética: Vulnerabilidad, Justicia y Salud Global, que tuvo lugar en la Universidad de la Laguna los días 30 y 31 de marzo de 2017. El debate en torno a estos ejes ha sido estructurado en base a cuatro líneas temáticas que recogen el fructífero debate que tuvo lugar en los días del congreso. La primera línea temática a la que se ha dedicado un amplio espacio es el debate acerca de la gestación subrogada y cuáles son las implicaciones que esta práctica puede tener. En segundo lugar, hemos querido dedicar un espacio para la discusión en torno a dilemas éticos y cuidados, analizando casos y situaciones prácticas que se dan en el ámbito asistencial. Como tercer bloque temático en el debate, hemos incluido una serie de trabajos que versan sobre justicia, tanto desde la perspectiva del acceso a los sistemas de salud, como desde la perspectiva de género. Para acabar el debate, hemos querido agrupar en un bloque temático cuestiones que consideramos relacionadas con nuevos desafíos y enfoques para la salud.

Además, se añaden a este número tres reseñas. La primera corresponde al libro El cuidado y la biopolítica. La necesaria mirada bioética, de José Santiago González Campos. La segunda es una reseña de una película, Don’t let me go, que tuvimos ocasión de compartir en forma de Cineforum durante los días en que se desarrolló el congreso, de la estupenda mano de Antonio Casado da Rocha. La tercera es una reseña del libro de Ricado Cueva Fernández El precio de la libertad de expresión: daños, contingencias y ciudadanos. Finalmente, cerramos este número de la revista con una entrevista a Mildred Z. Solomon, presidenta del Hastings Center, en la que se abordaron cuestiones diversas relacionadas tanto con los objetivos y compromisos de la Bioética actual, como con los desafíos que enfrentan los sistemas sanitarios, entre otras cuestiones.

Este número se complementa con nuestra habitual colaboración con el blog de divulgación filosófica FILOSOFIPODS.

 

Janet Delgado Rodríguez
Hospital Universitario de Canarias.
Instituto Universitario de Estudios de las Mujeres. Universidad de La Laguna
Editora invitada

Txetxu Ausín
(IFS-CSIC)
Editor

 

La ética ambiental se ha ocupado sobre todo de cuestiones más o menos globales, que que afectan a un número elevado de personas o a ámbitos geográficos amplios: el agujero de la capa de ozono, la deforestación, el precio de los alimentos, el agua potable, la pesca excesiva, la energía nuclear, el despilfarro energético, el cambio climático, ... Por analogía con la conocida división de la disciplina económica, podría decirse que la ética ambiental es sobre todo macroética. Quizá fuera conveniente completarla con una microética ambiental, que abordase los problemas de los entornos cotidianos: el ruido de nuestros vecinos, las obras de nuestras ciudades, el botellón, la conveniencia de los carriles y aparcamientos para bicicletas, las formas de cultivo en nuestros campos, los humos domésticos, la ventilación de nuestros lugares de trabajo, el buen uso de los aparatos con altavoces, la conducción menos molesta, la elección de los materiales (pinturas, barnices, maderas, suelos, ...) con que recubrimos nuestras viviendas, el tamaño de nuestros pisos o de nuestros ascensores, las formas y colores de nuestros edificios, el tamaño y la ubicación de nuestras “zonas verdes”, el trazado de nuestros caminos, incluso el diseño y el número de nuestras farolas, papeleras y paradas de autobús. Los problemas pequeños no son problemas menores y suelen, sin embargo, recibir menos atención.

Comentarios


micro y macro

Miércoles, 24 Septiembre 2008 12:15
Antonio Casado da Rocha

Estoy de acuerdo, Armando, es una distinción muy pertinente. Es curioso que siendo el "small is beautiful" de Schumacher uno de los eslóganes del ambientalismo, la ética ambiental sea, como dices, una macroética.

La distinción entre micro/meso/macro es habitual en ética asistencial. Pero aquí funciona a la inversa: cuando hablamos de ética asistencial generalmente pensamos en conflictos entre profesionales y usuarios de los sistemas de salud, es decir, en cuestiones de microética. La visión macro en ética asistencial está relativamente infradesarrollada.

local/global

Jueves, 25 Septiembre 2008 05:15
Txetxu Ausín

La distinción micro/macro en ética ambiental efectivamente es pertinente pero no es ajena a los propios movimientos de protección ambiental que han recogido el lema "pensar globalmente/actual localmente". Muy probablemente cuestiones macro/globales de ética ambiental remiten indefectiblemente a comportamientos y conductas micro/locales que, muchas veces, tienen que ver con asuntos de ética de la convivencia o de ética del consumo, dimensiones también imprescindibles en las éticas aplicadas.

Por otra parte, es cierto que la ética asistencial ha obviado una reflexión más amplia, centrada en la casuística del día a día, pero que requiere una contextualización en términos de la teoría ética y de los paradigmas de la filosofía moral y política contemporánea. Volveremos sobre ello.